Vistas a la página totales

viernes, 16 de febrero de 2018

ChTZ Stalinets S-80 / ЧТЭ Сталинетц С-80 (1946)

La máquina

Foto  :  Museo  del  Ferrocarril  Educativo  de  Orenburg  en   http://www.techstory.ru/foto18/14/s80_1953.jpg


Chelyabinsk, patria  chica  del  reconocido  ajedrecista  Anatoli  Kárpov,  es  una  ciudad  ubicada  en  el  extremo  oriental  de  la  actual  Federación  Rusa.
(Seguramente  muchos  recordarán  un  meteorito  que  transformó  el  amanecer  en  mediodía, y  los  enormes  destrozos  causados  por  la  onda  expansiva  que  provocó  al  estrellarse  en  las  afueras  de  esta  población, el  15  de  febrero  de  2013)
Habiendo  mantenido  un sostenido  crecimiento  desde la  llegada  del  Ferrocarril  Transiberiano, la  localidad  fue  elegida  para  levantar  una  fábrica  de  tractores  que  alcanzó  la  plena  producción  en  mayo  de  1933.
Alli  se  montaron  los  primeros  tractores  a  oruga  soviéticos  basados  en  el   Caterpillar Sixty  y  denominados  Stalinets  S-60. También  salieron  de  esa  planta  los  S-65, propulsados  por  el primer  motor  diesel  desarrollado  y  fabricado  integramente  en  la  URSS, el  M-17.
Al  producirse  la  invasión  nazi  en  1941, se  procedió  a  salvaguardar  la  capacidad  productiva  del  pais, trasladando  industrias  estratégicas  al  otro  lado  de  los  montes  Urales.
El  complejo  metal-mecánico  Kirov (anteriormente  Putilovets), encontró  su  destino  precisamente  en  Chelyabinsk. Aunque  recién  llegado  de  Leningrado, la  importancia  de  este  conglomerado  se   impuso  a  la  planta  local, y  hasta  comienzos  de  los  50  los  tractores  fabricados  en  la  ciudad  oriental  llevaron  en  sus  frentes  la  insignia  del  engranaje  y  la  letra  K  rojos  de  Kirov. 
En  1946, ya  finalizada  la  guerra,  pero  vigentes  la  vieja  necesidad  de  optimizar  la  producción agricola  y  la  nueva  demanda  de  maquinaria  pesada  para  contribuir  a  la  reconstrucción  de  la  Unión, surge  el  Stalinets  S-80.
En  configuracion  y  mecánica  era  esencialmente  igual  al  S-65. Su  motor  aparentaba  ser  el  mismo  M-17  de  cuatro  cilindros, pero  varios  años  de  desarrollo  en  las  precámaras  de  combustión  habían  llevado  su  potencia  de  65  a  88 hp.
Mientras  el  S-65  recibió numerosas  coberturas  improvisadas  en  el  campo, el  S-80  salía  de  fábrica  con  cabina  cerrada. Claro  que, ante  la  carestía  de  materiales  siderúrgicos, la  construcción  de  dicha  cabina  era  muy particular. Solamente  la  estructura  y  los  tabiques  anterior  y  posterior  eran  de  metal. El  parabrisas  y  la  luneta, idénticos, eran ventanas  con  marco  de  madera  de  tres  paños, pudiéndose  abrir  el  central. Los  laterales, incluidas  las  puertas, eran  de  chapa  de  acero  sólo  hasta  la  mitad; de  ahí  hasta  el  techo  estaban  cerrados  por  piezas  de  lona  con  plásticos  transparentes  a  modo  de  ventanillas.
Finalmente, el  techo  sin  curvatura  ni  declive  era  una  lona  tensada  y  claveteada  a  un  bastidor  de  madera, de  manera  análoga  al  lienzo  de  un  pintor.
Recién  en  1953  la  cabina  se  fabricó  integramente  en  acero.   
El  arranque  del  potente  diesel  del  S-80  era  producido  por  un  no  menos  interesante  motor  naftero  bicilíndrico  de  19 hp, el  P-46, conocido  por  los  amigos  como  "Puskacha". Este  era  puesto  en  marcha  a  través  de  una  manivela  de  implantación  vertical  en  el  sector  superior  izquierdo  del  capó  del  tractor. El  P-46  compartía  el  circuito  de  enfriamiento  con  el  diesel, y  su  escape  era  contiguo  a  la  admisión  de  aire  de  aquel, por  lo  que  además  de  la  puesta  en  marcha  precalentaba  el  aire  y  el  agua  que  fluían  al  motor  principal. Esta  era  una  ayuda  inestimable, sobre  todo  en  época  invernal.
Pero  queda  todavía  otra  interesante  contribución  de  este  dos  cilindros. Hasta  la  aparición  de  una  variante  de  orugas  más  anchas  y  caja  optimizada, los  S-80  podian  quedar  atascados  en  el  infernal  barro  del otoño  ruso, o  en  otros  terrenos  poco  firmes  como  las  turberas.
El  método  común  para  salir  del  problema  era  apagar  el  diesel  y  desconectar  la  transmisión. Luego  se  seguía  el  procedimiento  de  puesta  en  marcha, y  cuando  el  motor  de  arranque  alcanzaba  su  régimen, se  ponía  la  primera  reversa  y  se  conectaba  el  embrague. Entonces  el  pequeño  Puskacha, con  enormes  lentitud  y  tenacidad  sacaba  al  pesado  tractor  del  atolladero,  por  el  mismo  lugar  en  que  se  había  metido.   
Nuestro  modelo  de  la  semana  era  propulsado  por  un  diesel  refrigerado  por  agua  KDM 46  de  cuatro  cilindros  y  13 530 cm³, que  entregaba  88 hp  a  1 000 rpm. La  caja  era  de  cinco  marchas  adelante  de  2,66 a  9,65 km/h, y  cuatro  reversas  entre  2,25  y  3,6 km/h.
Sus  dimensiones (largo/ancho/alto) eran  4 230 / 3 280 / 2 980 mm, y  su  peso  13 400 kg.
Se  fabricó  en  Chelyabinsk  entre  1946  y  1961  por  un  total  de  200 296  unidades.

Foto  :  Techstory.ru  en  http://www.techstory.ru/Foto/2a/s80_chtz.jpg



El modelo


Esta  miniatura, por  su calidad,  se  puede  ubicar  en  la  franja  media/alta  de  la  colección  "Tractores. Historia, gente, máquinas"  de  Hachette. El  molde  es  muy  bueno  y  dimensionalmente  acertado, no  hay incongruencias  históricas  y  abundan  los  detalles, como  por  ejemplo  la  ondulación  de  las  cubiertas  de  lona.


En  algunos  ejemplares  de  museo  del  S-80  se  puede  ver  la  terminación  en  madera barnizada  de  las  ventanas  delantera  y  trasera. Ese  parece  ser  el  criterio  seguido  en  el  modelo, aunque  lamentablemente  sólo  se  pintó  la  parte  anterior  dejándose  la  posterior  en  el  gris  de  base


Con  mi  pulso, duplicar  la  pintura  del  frente  hubiera  requerido  un  largo  trabajo  de  enmascarado  y  sin  mayores  garantías. Tenía  a  mano  los  ensayos  de  unas  calcas  simil  madera  que  preparo  para  otro  proyecto, y  quise  probarlas. Además  me  gustó  la  oportunidad  de  jugar  con  tonos  y  vetas  para  que  el  resultado  fuera  tan  heterogéneo  como  una  estructura  de  madera  real.
Así,  de  los  doce  listones  que  componen  cada  ventana, aplique  individualmente  diez. Quizás  resultó  más  laborioso, pero  daba  muchas  más  chances  de  corregir  imperfecciones  y  me  pareció  mucho  más  satisfactorio  que  una  capa  de  pintura. Ustedes  dirán.
La  cabina  tiene  gran  cantidad  de  detalles  que  quise  realzar  con  toques  de  pintura  y  calcas. Dando  vueltas  al  modelo  en  la  mano  pueden  llegar  a  apreciarse, pero dudo  que  se  pueda  hacer  una  buena  toma  a  través  de  las  diminutas  ventanas. Por  las  dudas  los  fotografié  antes  del  armado



Pinté  los  cerramientos  de  lona  en  el  interior  de  la  cabina, que  vino  toda  gris. Usé  un  color  ligeramente  mas  oscuro  y  de  acabado  mate  que  apliqué  tambien  en  el  exterior  a  pincel  seco, intentando  reforzar  la  textura  de  la  tela.
Finalmente, pinté  las  orugas  y  como  es  costumbre, abrí  el  escape  y  retoqué  las  ópticas.















A  mitad  de la  semana, el  contador  del  blog  mostró  que  se  habían  pasado  las  100 000  visitas, cosa  sorprendente  teniendo  en  cuenta  la  limitada  temática  del  sitio.
Agradezco  muchísimo  a  los  lectores  y  espero  que  sigamos  encontrándonos.

¡Hasta  la  próxima!

20 comentarios:

  1. Bueno, empiezo por el final.. te me adelantaste! Iba a felicitarte por las primeras 100k entradas! Ahora a por las doscientas mil, que me imagino que serán más fáciles de obtener. Esto prueba lo interesante de tu temática, aparte de que a muchos nos encanta ver cómo "bicheas" y transformas los modelitos. Así que enhorabuena, Capo!

    Por otro lado hoy yo también estoy de fiesta, inauguro un nuevo monitor de 24 pulgadas y nunca vi resplandecer tanto al Taller. Casi parece que me puedo meter dentro de la miniatura!

    Y hablando de ella, te diré que me encantó lo bien aplicada que está la pintura, ésta no estorba la gran cantidad de detallitos y no los "sepulta". Esto es algo que yo valoro siempre mucho y en el modelo de hoy cumplieron con creces.

    Siguiendo con tu mejora y correción, sin duda los calcos de madera simulada le dieron más vistosidad al tractor (tanto gris era algo cansado de ver) y el detallado de las orugas es digno de aplauso. Parece mentira lo mucho que puede llegar a mejorar un modelo cuando se le hacen algunos cambios, verdaderamente merece la pena.

    Finalmente agradezco mucho la "vida y obra" de este ChTZ (cómo le gustaban a los rusos las siglas!). Particularmente me encantó saber lo del motorcito de arranque auxiliar y su ayuda en caso de problemas, para salir "volao", como en la célebre canción de Pedro Navaja de Rubén Blades.

    Saludos, abrazos y "loor de multitudes" para don Marinig!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Master! Teniendo en cuenta que puse en la vereda una manta con mis tractorcitos como un vendedor callejero, ver que tanta gente pasó y echó un vistazo es sorprendente y simpático.

      Felicitaciones por el nuevo monitor, porque se acabó la Era de los Mitos. De ahora en más, cuando mires el taller desde tu casa vas a ver las mismas imperfecciones que yo...

      Pintura y molde son las razones que me llevan a decir que este modelo es de lo mejorcito de la colección. A pesar de las perras restricciones que el presupuesto pueda imponer a las terminaciones, la miniatura es muy atractiva. Eso también alienta a meter mano, porque un pequeño retoque antes que restar, le va a sumar puntos al resultado.

      Recuerdo a uno de mis mejores profesores, el licenciado Monti, de gesto casi invariablemente adusto (en el mejor de los casos se le podía ver un asomo de sonrisa por cuatrimestre), que enriquecía con interesantes historias los hechos y personajes sobre los cuales nos exponía. Solía decir con aire condescediente que nos contaba ese "chismerío" porque parecía ayudar a que el resto de la información entrara en nuestras cabezas.
      Era un viejo zorro. Tenía razón.

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Pues 100 000 lectores y muchos más estamos enormemente agradecidos de cada una de las entregas aparecidas. De cada modelo en el que se ha vertido sapiencia, conocimiento, habilidad y sobretodo mucho amor y dedicación.
    Sorprende como siempre las enormes tiradas de fábrica de estos trastos rusos, de cientos de miles de unidades, aún siendo un país gigantesco.
    Como siempre, sus pequeñas o grandes modificaciones contribuyen a mejorar enormemente lo ya magnífico.
    Por otro lado, todo un modo de vida el tener que lidiar con estos trastos, ya sea a la hora de arrancarlo, repararlos o simplemente sacarlos del atolladero.
    La vida era otra, más dura aunque más sencilla y siempre había un momento para charlar o echar un cigarro entre surco y surco, por muy estajanovista que fuera el asunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Amigo! Si alguna vez fallan los tiempos y la disciplina, por lo menos las ganas de hacer esta tontería siempre están presentes , porque realmente me gratifica.

      Muchas veces me choca enterarme que de algunos de estos tractores, no obstante el número de ellos construidos, no hay sobrevivientes. Aunque no sea precisamente el caso de esta máquina.
      Sin duda habrá que tomar en cuenta además del territorio, la crudeza del clima. Podríamos decir, mi estimado castellano:
      "Esta es Rusia que face a las máquinas é las gasta"

      Así como nuestro perro se vuelve un humano capaz de comprender y ser entendido, nuestras máquinas adquieren alma y temperamento animal cuando están cerca nuestro...

      No dudo que la gente se hubiera tomado su tiempo para echarse un tabaco y mirar ociosamente el campo. Si así no hubiera sido, entonces la Revolución no hubiera valido un kopek.
      Que para volvernos autómatas productores de riqueza, sin inquietudes ni amores ni amistades, el capitalismo se las arregla solo.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Serdecznie gratuluję Pablo, to wielka liczba odwiedzających. Sądzę, że podobnie jak ja, luzie lubią tu zaglądać z dwóch powodów. Po pierwsze pokazujesz ciekawy wycinek historii motoryzacji, która zawsze pozostawała gdzieś w cieniu z oczywistych powodów, po drugie łączysz swoje modele z ciekawymi wpisami, z których można sporo dowiedzieć się o czasach w których powstawały i pracowały Twoje ciągniki. Gratuluję i trzymam kciuki by za kilka miesięcy z przodu licznika pojawiła się cyfra 2;)

    Pozdrawiam serdecznie!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Szymon!
      No sé acerca de los doscientos mil, mantengo mis dedos cruzados esperando que todos ustedes no se aburran y sigan visitando este blog. ;)

      ¡Saludos mi amigo!

      Wielkie dzięki Szymon!
      Nie wiem nic o tych dwóchset tysiącach, trzymam kciuki, czekając, że wszyscy nie będą się nudzić i odwiedzicie tego bloga. ;)

      Pozdrowienia, mój przyjacielu!

      Eliminar
  4. Cuàntas revelaciones!
    La verdad es que no sabìa nada de un meteorito (o sìndrome de meteorito) allà en Chelyabinsk, mientras leìa pensè en Tunguska, pero mirando Google veo que estoy equivocado (como siempre).
    Hablando del tractor grande, no entendì lo del motorcito para sacarlo del apuro embarrado. El motor grande no tenìa marcha atràs? (leì que tenìa màs de una)
    Hablando del tractor-cito, como siempre lo felicito por el trabajo, el interior es para un muy-bien-diez-felicitado.
    Y lo felicito por el contador, yo tenìa uno asì pero lo cambiè porque mentìa mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raro que no recuerde al meteorito, más todavía porque dos meses después cayó otro en Santiago del Estero que borró la noche también en Tucumán, Salta, Córdoba, Chaco, y Corrientes. La proximidad en el tiempo de los dos eventos hizo que se hablara bastante del tema.

      Vamos a repasar el procedimiento. Primero se apagaba el diesel, se desacoplaba el embrague y se ponía la única caja de cambios (no existía ninguna otra) en punto muerto.
      Luego se seguía la rutina de arranque pero, y ahí puede residir su confusión, sin alimentar al diesel. Este permanecerá sin encender durante todo el procedimiento.
      De esta manera el Puskacha movía la corona, el cigüeñal y el volante del motor principal. Al acoplar el embrague con la primera reversa puesta, el movimiento seguía su camino a través de la caja, alcanzaba a los "sapos" (ruedas motrices) y se transmitía a las orugas. Se imaginará que este movimiento, con muchas menos vueltas que el diesel en régimen, era extremadamente lento y permitía que cada eslabón de las orugas se clavara en el terreno blando sin patinar, ofreciendo algo de tracción.

      Si no se acuerda de los meteoritos de 2013, dudo que recuerde una vieja película inglesa de 1958 con John Mills y Harry Andrews llamada "Ice cold in Alex". Dos oficiales médicos y una enfermera que quedaron rezagados en Tobruk, tratan de cruzar el desierto norafricano en una ambulancia para alcanzar las líneas británicas en Egipto y tomarse una birra helada en Alejandría.
      Al alcanzar una gran barrera de dunas se detienen porque la ambulancia (Austin o AEC, no lo recuerdo) no podía hacer pie en la arena y subir la pendiente. Deciden entonces poner el camioncito de culata con la marcha atrás y los primeros dientes del freno de mano puestos, y comienzan a darle por turnos a la manivela de arranque empezando un largo y penoso ascenso. (Se entiende que el procedimiento es similar : manivela mueve corona, cigúeñal, volante, caja, árbol, diferencial, su ruta)
      Si bien la escena es ficticia y destinada a darle dramatismo a la pellícula, no puede descartarse a priori que se haya basado en experiencias reales con otros vehículos y en circunstancias menos prohibitivas.

      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Me olvidé de comentarle de que yo también considero inexacto al contador.
      En un momento pensé adherirme al Instituto Verificador de Circulaciones, pero ya me pareció engorrosa la declaración jurada. Además, si cada seis meses me iban a tocar el timbre para hacer la auditoría, los hubiera sacado vendiendo almanaques.
      De última, si el contador me dice 100 lucas cuando en realidad son 145 o 170, no me importa...

      Eliminar
    3. entonces la ventaja del motor-cito es la menor velocidad que imprime al conjunto, digamos màs suave que la del motor grande?
      no habìa visto la pelìcula pero ahora que me contò el final no me voy a molestar en verla.
      quizàs tenga 170,000 de las cuales unas 90.000 son visitas mìas chequeando si respondiò a mis comentarios.
      sè que hay un tilde de notificaciòn pero me resisto a usarlo y aunque me lo proponga, a la larga siempre me olvido.

      Eliminar
  5. Trochę pracy i model nabrał świetnych detali, które mocno go odmieniły na lepsze :)
    Pozdrowienia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arek! Muchas veces, pequeños toques hacen evidentes diferencias.
      En los viejos tiempos, cuando los costos no se medían con tanta avidez, esos toques se incluían.
      Ahora ellos van por nuestra cuenta. ;)

      ¡Saludos mi amigo!

      Dzięki Arek! Wiele drobnych drobiazgów powoduje wyraźne różnice.
      W dawnych czasach, kiedy koszty nie były tak chciwie mierzone, włączano te akcenty.
      Teraz idą naszym własnym. ;)

      Pozdrowienia, mój przyjacielu!

      Eliminar
  6. Estos Rusos y sus siglas siempre mareando la perdiz jejejeje.


    Toda una bestia este orugas, con sus 4 cilindros y casi 14,000 centímetros cúbicos, no cuesta nada creer que tuvieran una cilindrada tan alta con tan pocos cilindros para así aprovechar mejor el par motor.

    Como siempre es de agradecer la información que nos deleitáis para hacer mas grande si cabe la pulga, en esta ocasión y como siempre es de agradecer sus retoques los cuales dan mas vida ala pieza, antes que nada ver que este taller va viento en popa y cada día llega a mas sitios dadas esas 100K, y que seguro que serán muchas mas.

    Enhorabuena por esta nueva entrada Tocayo.


    Saludos-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad es una cortesía que tienen para con nosotros los extranjeros, Tocayo.
      ¿Te imaginás tener que pronunciar las palabras enteras? JA! Es más difícil que la euskera todavía...

      ¡Muchas gracias amigazo !Hay que organizar el placard, por eso estamos ocupándonos de los viejos proyectos que allí estaban tirados.

      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Una delicia soviética Pablo; además el trabajo que ha hecho con la lona y las varillas "de madera" le dan ese toque tan real... que solo faltaría en las fotos el pequeño futuro campeón mundial Anatoli estudiando con un libro y sus trebejos sobre el capot del Stalinets en los campos de Chelyabinsk.
    ¡Felicitaciones por las cien mil!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien podría ser posible lo de Karpóv. Estos bichos estuvieron andando hasta los 80.
      Me alegra que te hayan gustado los retoques... y me alegraría mucho más si las cien lucas fueran billetes !

      Un abrazo!

      Eliminar
  8. Al igual que don Gaucho, me quedé con la intriga de por qué el motorcito de arranque lo saca del barro y el bruto diesel, no...
    La calca de madera una genialidad, levantó muchos puntos al igual que con los retoques de las lonas laterales, muy bueno!
    Y otra vez, el color de la oruga igual al tractór, cómo se logra? Prueba y error X veces?
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuándo no Castor y Pólux, los mellizos Dioscuros!
      Fijáte arriba la respuesta que le doy a tu "hermano de la vida", a ver si te satisface.

      Como te comentaba en la entrada anterior, la mayoría de las veces es imposible conseguir el color exacto.
      En este caso use para las orugas un color de Humbrol acabado mate, que se le parecía muchisimo al resto del tractor. Al barnizarlo para equiparar el brillo el parecido se acentuaba, así que lo dejé por las buenas.
      Ya sabés, "100% argento", "Acá nadie laburar", "Lo atamo' con alambre", etc. Pero hay que usar la astucia. Las orugas son una forma diferenciada del resto del tractor, reciben la luz de diferente manera, y por lo tanto es imposible hacer una comparación de los matices. Aún en el mismo cuerpo del tractor, si hubiera pintado la cabina, sería muy difícil asegurar una diferencia con el capó, por ejemplo.
      Por eso antes de amasijarse con la mezcla de colores, conviene estudiar cómo se va a aplicar el color y cuáles son las soluciones de continuidad (líneas de paneles, volúmenes diferentes, etc.)

      Igualmente te cuento lo que fui aprendiendo de la mezcla de colores, por si te sirve.

      Ciertamente, ensayo y error son la base. Por eso es importante acostumbrarse a hacer muestras. Generalmente uso una tira larga de lámina de aluminio (papel de aluminio, o tiras de plástico blanco también sirven). Cada vez que pensás que estás cerca, pintás una muestra bien cargada, sin pincelar, en esa tira. Tené en cuenta que la pintura siempre luce más clara al aplicar, y se oscurece al secar, asi que dale tiempo antes de comparar.

      Olvidate del blanco y del negro. Uno, instintivamente, piensa que sirven para aclarar u oscurecer, pero el resultado en la realidad es impredecible.

      La mejor forma de aproximarte a un color, es elegir dos que se le parezcan : uno más oscuro y el otro más claro. Esto es, si buscás un verde, mezclá dos verdes. De esta manera vas a poder balancear el tono (más claro, más oscuro), sin cambiarle el matiz.
      Normalmente, si agregás un tercer color, lo más probable es que termines consiguiendo un marrón.

      En el Fortschritt de la entrada anterior seguí ese procedimiento. El celeste es una mezcla de dos colores brillantes contiguos del catálogo de Revell : un celeste demasiado claro y un azul demasiado oscuro. Al celeste lo fui oscureciendo con el azul hasta que la muestra fue aceptable.

      Para elegir esos colores "parecidos" al que querés obtener, es bueno que estudies el matiz, comparandolo con otras muestras.
      Por ejemplo, uno dice "Gris claro"; pero si lo mirás con cuidado o lo comparás, vas a ver que hay grises que tienden al azul, y otros, quizás, al rojo. Reconocer esas sutilezas te pueden simplificar mucho el laburo.

      Por todas estas cosas, te reitero que es de gran ayuda hacer una tira de muestras, porque podés evaluar si vas por buen camino o debés volver atrás.

      He mezclado colores mates, satinados, y brillantes sin problemas. Al acabado deseado se lo das con un barniz. Precisamente ese es el caso del tren delantero del Fortschritt; el gris adecuado resultó semimate pero con la terminación se mimetizó con el resto del chasis.

      Por ahora es lo que sé; si averiguo algo más te comento.
      Por las dudas te dejo algunas cartas de colores. Son aproximadas y sólo sirven de guia; cuando estas en el boliche comparas las latitas y decidís.

      https://www.humbrol.com/media/wysiwyg/Humbrol/PDFs/New_Humbrol_Wall_Chart.pdf

      https://www.revell.de/uploads/tx_eagle/Farbtafeln_Email_EN_01.pdf

      Un abrazo!

      Eliminar
  9. Muy lindo y mu extraño vehículo. Fantástica la reseña y los detalles al modelo, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido al boliche don Fran!
      Y sí, la temática de la colección es bastante rara, pero de tanto en tanto pued aparecer algo interesante.
      Gracias por la visita y tus conceptos.

      Un abrazo!

      Eliminar