Vistas a la página totales

viernes, 21 de septiembre de 2018

John Deere 4020 (1968)

La  máquina


 Johnny  Popper  era  el  apelativo  familiar  con  que  todos  los  tractores  de  la  marca  del  ciervo  fueron  conocidos  en  la  primera  mitad  del  siglo  pasado.
La  característica  cadencia  de  sus  motores  de  dos  cilndros  arrullaban  a  John  Deere en  un  cómodo  segundo  lugar  en  las  ventas  domésticas  de  los  EE. UU., pero  para  los  60  se  propuso  conseguir  el  oro.
El  comienzo  de  la  sexta  década  escuchó  desvanecerse  el  "pop-pop-pop-pop"  de  los  Two  cylinders, y  acrecentar  el  ronroneo  de  diesel  de  cuatro  y  seis  cilindros  de  la  que  sería  conocida  como  Serie  10  o  New  Generation. Fue  un  movimiento  audaz  de  la  fábrica  de  Iowa, que  alcanzó  niveles  revolucionarios  con  el  modelo  8010  de  150 hp.
(Y  tan  revolucionario  fue  que  conmovió  al  mismísimo  camarada Nikita Jruschov. Pero  por  ahora, vamos  a  confiar  que  en  el  futuro  podamos  dar  más  amplia noticia  de  esa  espectacular máquina).
Sin  embargo, fue  un  modelo  en  el  medio  de  la  gama  el  que, con  un  considerable  éxito, justificó  con  creces  a  la  nueva  generación: el  4010. Con  una  potencia  media/alta  (72 hp), tanto  en  motor  de  ciclo  Otto  (a  nafta  o  gas  propano  liquido)  como  Diesel, su  consumo era  muy  económico. La  caja  totalmente  sincronizada  y  un  precio  menor  al  de  la  competencia  terminaban  de  ponerle  el  moño  a  un  paquete  muy  tentador.
La  gran  aceptación  de  esta  máquina  hizo  que  la  compañía  se  abocara  a  explotar  el  éxito  con  una  serie  de  mejoras  sustanciales, y  así, en  apenas  tres  años  el  popular  4010  dejó  su  lugar  en  las  líneas  de  producción  de  Waterloo, Iowa  al  tractor  de  esta  entrega, el  4020.
Indiferenciable  en  dimensiones  y  aspecto  general  el  nuevo  modelo  llevaba  una  tapa  de  motor  "tocada", que  aún  aumentando  levemente  el  consumo, elevaba  la  potencia  en  más  de  10 hp  e  incorporaba  inyectores  más  eficientes  y  confiables. Una  nueva  transmisión  Power  Shift  hacía  posible  la  introducción  de  todas  las  velocidades  en  forma  automática.
Corrían  tiempos  que  no  conocían  de  pantallas  LCD  o  cámaras  traseras  de  CCTV, y  era  común  que  el  tractorista  pasara  un  buen  tiempo  manejando  inclinado  a  la  derecha  y  ligeramente  hacia  atrás, dando  frecuentes  vistazos  a  los  implementos  que  remolcaba.      En  el  4010,  los  controles  del  sistema  hidráulico  estaban  ubicados  del  lado  izquierdo  del  tablero  de  instrumentos  y  alcanzarlos  implicaba  la  mayoría  de  las  veces  aparatosas   maniobras  entre  los  rayos  del  volante  de  dirección. Una  de  las  características  visibles  de  los  nuevos  4020  era  precisamente  una  mezcla  entre  consola  y  pupitre  ubicada  contra  el  guardabarros  derecho  que  agrupaba  los  mandos  del  enganche  de  tres  puntos; elevada  hasta  aproximadamente  la  altura  del  apoyabrazo, permitía  que  la  mano  derecha  reposara  cómodamente  sobre  aquellos.
Además  del  tipo  estándar  diesel  que  hoy  mostramos  y  como  casi  todos  los  modelos  de  la  New  Generation, el  4020  se  fabricó  también  como  row  crop  y  con  despeje  aumentado  (High-crop) 
Nuestro  modelo  de  la  semana  estaba  impulsado  por  un  diesel  seis  cilindros  refrigerado  por  agua  de  6 600 cm³, que  entregaba  83 hp  a  2 200 rpm. La  transmisión  automática  Power  Shift  permitía  seleccionar  ocho  marchas  adelante  en  un  rango  de  3,2  a  33,0 km/h, y  cuatro  reversas  entre  2,7  y  7,9 km/h.
Sus  dimensiones  (largo/ancho/alto)  eran  383 / 227 / 198 cm, y  su  peso  4 336 kg.
Fue  construido  en  Waterloo, Iowa  por  un  total  de  184 879  unidades  de  todas  las  variantes  entre  los  años  1963  y  1972. 
 
Foto :  Machinefinder  en   http://blog.machinefinder.com/wp-content/uploads/2013/02/4020-3-1024x768.jpg

 

El  modelo

Esta  miniatura  de  UH  es  definitivamente  la  mejor  reproducción  existente  de  cualquier  John  Deere  en  1/43. Tiene  una  gran  presencia  y  la  acostumbrada  precisión  en  los  detalles  de  la  marca  gala.

En  la  máquina  real  el  aire  de  admisión  ya  entra  al  filtro  formando  torbellinos, y  la  fuerza  centrífuga  produce  una  primera  separación  de  contaminantes  gruesos  (tierra, paja)  que  se  depositan  en  un  contenedor. Dicho  recipiente  esta  hecho  en  material  plástico  transparente  para  permitir  revisar  a  simple  vista  si  está  lleno, y  proceder  a  su  vaciado. En  el  modelo  ese  detalle  está  representado  con  pintura  plateada,  algo  que  consideramos  lógico  al  hacer  un  balance  entre  los  costos  de  fabricación  y  el  precio  final  de  la  miniatura, realmente  accesible.
¡Lo  que  escapaba  a  nuestra  imaginación  fue  encontrar  que  la  pequeñísima  mariposa  que  sujeta  la  tapa  del  recipiente  colector  estaba  representada!
Esos  finísimos  detalles  de  matriceria  típicos  de  UH, y  que  consiguen  sobreponerse  a  cualquier  limitación  en  las  terminaciones, merecen  nuestro  agradecimiento  y  homenaje. Por  lo  cual  decidí  separar  la  tapa, destacar  la  mariposa  con  pintura  plateada, agregar  un  trocito  de  alambre  que  aludiera  al  resto  del  tornillo, y  representar  el  recipiente  colector. Esto  último  lo   hice  con  una  rodaja  de  tubo  de  polietileno  del  que  suele  usarse  como  protector  en  los  pinceles  artísticos  de  pelo  fino.
El  resto  fue  solamente  un  sombreado  en  las  rejillas  del  radiador  y  el  habitual  retoque  de  ópticas.
Aquí  está  el  resultado.




















¡Hasta  la  próxima!

17 comentarios:

  1. Mira tú! Este "verderón" sí que me suena mucho, o algún primo suyo muy parecido.
    Hasta a los rusos los convenció...
    Aunque quedé sorprendido por los detalles que comentaste de UH no me extraña, tengo a esta marca como una de las mejores en su ámbito. Las mejores reproducciones de vehículos franceses son suyas, y tanto me gusta esta marca que incluso he tratado de conseguir coches que ya tenía de antes por tal de disfrutar de la finura de sus moldes, la aplicación de la pintura o sus buenos interiores. Y encima se pueden encontrar muchas veces a precio de coleccionable altayero, triste destino de unas miniaturas que le hablan de tú a Minichamps muchas veces, por poner un ejemplo.

    Excelentes los retoques, "rizaste el rizo" pero me imagino que después tuviste que ir al óptico a volverte a graduar la vista o bien usaste microscopio electrónico de barrido...

    Lo de la palomilla me dejó afectado, si eso casi ni se debe ver! Y gracias por la explicación, que prueba que uno puede observar algo y no ver nada.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Master! En las décadas del 60 y 70 practicamente todos los JD se fabricaron con este styling, por lo que es muy difícil distinguirlos, y en el mejor de los casos, este 4020 sirve como arquetipo.

      Yo también creo que hay razones objetivas para considerar a UH un buen productor de miniaturas. Y el detallecito particular que cito en este modelo me remonta a una de esas razones, donde me parece que la especulación no pasa tanto por "cuánto más de ganancia puedo sacar por lo que hago", sino, más bien, por "cuánto más puedo hacer sin que me arruinen los costos".

      Con la vista hay una paradoja, ¿sabés?. A medida que avanza la presbicia y veo peor de cerca, se alivia mi miopía y enfoco mejor a lo lejos.
      Como resultado, la mayor parte del tiempo estoy sin anteojos, y si debo leer o trabajar me calzo las lupas de vincha y selecciono el aumento más adecuado a la ocasión.
      De todas maneras soy un viejo "easy" y coqueto que usa anteojos de plano focal variable (para no tener que cargar con dos pares, o que se noten los bifocales), que ya están bastante desactualizados.
      Pronto tendré que darme una vuelta por el oftalmólogo...
      También hay detalles que aunque minúsculos en fotografía, como la susodicha palomilla/mariposa, se notan bastante más en tres dimensiones.

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Bien ahí, modelito muy atractivo y conocido por estas tierras, tanto me gusta que tengo la versión "grande" y nacional de "fierro", marca Sigomec, que aunque destinado a juguete aún así tiene todos los detalles matrizados y muy bien resueltos pese a su veteranez, y asimismo el UH que nos muestras pues apenas lo ví no dudé en quererlo.
    Me gustó la resolución del tema del filtro, y de paso aprendí del curioso sistema de prefiltrado, muy ingenioso. La mariposa mirando la foto a simple vista la dí como una rebaba, gracias por avisar jeje, ya que iba a cazar el cutter y volarla, algo así como las rebabas laterales de unión del molde, que ahí hiciste bien el quitarlas, esas están presentes en casi cualquier miniatura y afean mucho el aspecto, sobre todo en la piezas redondas donde interrumpen la continuidad de la forma.
    Como siempre gran trabajo y mejor aporte técnico.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi una rebaba descalifica directamente. No les doy ni una oportunidad! Lo mismo para esas junturas que se ven para unir dos superficies.

      Eliminar
    2. A "Julian the knife":
      El modelito realmente impresiona, y debe ser por el sujeto; tengo un Ertl de la serie 30 de JD y realmente es de muy buen ver.
      Me hiciste acordar de un MG azul Prusia de Matchbox (¿Superfast?). Desde que me lo compraron no tuve paz con un piquito de plástico blanco que sobraba de los interiores. Dale temando con eso, hasta que me dí cuenta que el "piquito" era el hocico de un perro que iba echado en el asiento trasero.

      ¡Gracias Master, y un abrazo!


      A "Antonio Savonarola":
      ¡Eh Macho, sos un fundamentalista del diecast!

      Eliminar
    3. A Pablo "decapitador de canes": imperdonable lo suyo, con los Lesney no se jode! Recuerdo también los de la Mercury rural, que eran dos perritos que asomaban por el portón trasero. Qué genios estos ingleses. Abrazo!

      Eliminar
  3. Es una belleza, el toque de transparencia le sube el volùmen al aplauso.
    De todos modos, este bicho me genera cierta inquietud.
    Es como mirar una Ferrari de ùltima generaciòn (obviamente serìa una Ferrari verde). Es linda, es verde, es Ferrari.
    En la otra mano agarre un BMW Dixi y si quiere, puede pintarlo de verde para comparar mejor.
    Mirando uno y otro, los dos son verdes, los dos son lindos, pero tiene màs encanto el Dixi.
    Seguro que la Ferrari anda màs, pero el otro tiene màs cositas a la vista, despierta simpatìa o al menos un poco de curiosidad.
    Su tractor es hermoso, pero francamente es demasiado lindo para mi.
    La ùnica inquietud que me deja es sobre el funcionamiento de ese aire giratorio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, a ver, a ver. Creo que sé por donde va Ud. y nos vamos a encontrar.
      Porque a pesar de cierta animosidad contra lo deutsche, y mi ascendencia italiana me quedo mil veces con el Dixi, que dicho sea de paso, era de orígen inglés.(En realidad es muy dif+icil que una Ferrari o Lamborghini que no sea tractor me llegue a gustar).
      En realidad, si efectuara la comparación con un Case 800 con baguetas cromadas, o con uno de esos McCormick dibujados por un diseñador de heladeras francés, quizás Ud también sonreiría a la cámara y diría : "Nada corre como un ciervo".

      Piense que cuando el motor estaba en funcionamiento, era una bomba de seis pistones y más de seis litros de capacidad succionando el aire para la mezcla combustible. Se puede decir que chupaba tan intensamente como un "aspirante" a la Gerencia.
      Si al aire tan fuertemente aspirado ingresa al filtro por un canal circular, la corriente toma la forma de un pequeño ciclón. Probablemente Ud. haya visto algún video donde se ve avanzar a un tornado escupiendo a su alrededor árboles, vacas, y techos; del mismo modo y con el correspondiente pase de escala, el "tornadito" formado a la entrada del filtro era capaz de echar pa´ fuera basuritas de tamaño menudo.

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Como siempre rizando el rizo, y una vez mas lo habéis conseguido.-

    Una pena que este UH halla llegado así por que en firmas como Renault hacen delicias.

    Este modelo si que llegó a España tanto en la versión que se muestra, así como las siguientes.

    Enhorabuena por esta nueva entrada Tocayo


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad no me quejo de este UH. Se podría decir que ofrece mucho más que lo cuesta; en este caso uno mete mano para tratar de que el modelo pueda expresar todo su potencial.

      Me alegra que te haya gustado.

      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Muy buen trabajo el de mejoramiento del filtro y contenedor; el transparente luce excelente.
    Como siempre, el famoso verde y amarillo johndeereano queda de maravillas.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los muchachos del ciervo son muy celosos con el merchandising (cobran licencia sí o sí) y hay muy pocos "verde-amarelhos" disponibles para la colección. Cuando cae alguno por acá se le hacen todos los mios...

      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Otro clásico entre los clásicos del campo. Solamente su precio, un poco elevado por encima de la competencia, impidió que triunfara aún más de lo que lo hizo.
    Aquí en España, John Deere pudo meter el pie en la puerta con este bicho, que al inicio era de importación, pero dió tan buen resultado que provocó que muchos agricultores, ya en los setenta-ochenta, cuando tocó renovar la máquina, prefiriesen JD antes incluso que la propia Ebro o la Massey, que también eran muy robustas, pero algo más escasas de potencia.
    Pero en fin, la calidad de este modelo de John Deere está ahí, puesto que tras varias décadas, todavía puede verse algún que otro ejemplar en plena faena, aunque sea en tareas de segunda, como trasiego en huertos, o "cortacésped" de prados.
    El único "pero" de este tractor era la columna de dirección (hidráulica), que con los años se desequilibraba y tiraba a morder a un lado. Al ser un tractor cien por cien americano, pensado para interminables llanuras, con los años, en esta Castilla que no es tan plana ni tan ancha como muchos suelen creer, llena de minifundios, la dirección acababa por fallar y había que llevarlo al "médico", a regular el flujo hidráulico.
    Era su único talón de Aquiles, por lo demás, robusto y potente como pocos (la cartilla del concesionario siempre dice menos, pero tiraba más de cien caballos de la época), cosas de impuestos.
    Casi todas las piezas básicas son de fundición, incluso tuberías rígidas de metal, apenas gastaba manguitos o cables.
    Lo del power-shift es verdad, si lo solicitabas expresamente, podías elegir ese cambio, automático, ya existían los cambios sin embrague. Que no nos lo vendan ahora como tecnología punta.

    Y en cuanto a la miniatura, lo bueno que tiene esta gente de UH es que le dan poco trabajo a usted, maestro. Lo malo es que nosotros, los espectadores, tenemos menos transformaciones que admirar.
    En este caso concreto, me da la sensación de que atrás tiene un exceso de gramos de pintura. Pero sigue siendo una miniatura preciosa, nada que ver con las de ERTL, que por lo visto tienen el monopolio con JD, sus reproducciones son más de juguete que otra cosa, aunque seguro que de eso usted ya sabe: todavía me acuerdo de aquel Case de color carne, y del JD serie A.
    Pero bueno, ese detalle del filtro, su campana y su tornillo, tan típicos de los tractores de esa época, ya es para aplaudir con las orejas, y el sombreado le da más realismo, por supuesto, de frente, se vé perfecto.
    En el caso español, el triángulo de señalización estaría de más: hasta mediados de los noventa no se vieron por aquí esas "cosas". Después llegaría la sirena (preferentes ópticos), para acabar de hundir la estética de estos vehículos.
    A veces agradecerá que se dé poco uso al taller, pues así se acorta un poco el publirreportaje, y eso, creo, le permitirá tener más tiempo para el próximo reto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal parece que solamente en USA los JD eran competitivos en precio . Por acá, intermitentemente se loa ha montado en la provincia de Santa Fé, y se los reconoce como muy buenos. Sin embargo, creo que no solamente por costo final sino también por logística, es que quedaban relegados frente a otras marcas en el favor de los usuarios. Si bien en la cuenca cerealera del centro del país todo podía ser más amable al buscar un accesorio John Deere, tan de suyo, tan agrícola, en los confines del octavo territorio más extenso del planeta siempre fue más fácil conseguir un repuesto o consumible de FIAT, Perkins, Deutz o Cummins. Hay que pensar que esos motores no sólo estaban involucrados en maquinaria agrícola de marcas extranjeras (Fiatagri, Massey-Ferguson, Deutz-Fahr) y nacionales (Zanello, Mainero, Vasalli), sino también en instalaciones fijas, transporte terrestre de cargas y maquinaria vial.

      Reconozco que hay diferentes actitudes y protocolos al encarar reformas en cada marca.
      A UH la respeto y la quiero. Las intervenciones son mínimas, y obedecen a algún TOC que no puedo reprimir.
      Con Ertl tenemos una relación cordial y de mutua confianza. Ni yo pretendo ofenderla, ni ella quiere engañarme con precios inflados y abusivos. (Solamente me mata el flete desde los EE.UU. que es excesivamente caro).
      Si le llega el turno a un Schuco, lo mas probable es que la inexactitud difícilmente pueda remediarse con un simple "toquecito". La comparación entre el trabajo necesario y el precio abonado por el modelo puede llegar a provocar ira, y más aún, ensañamiento.
      Con las miniaturas bangladesíes de tractores soviéticos y alemanes (Traktoren Sammlung), o los "tanitos" como el NH de hace unas semanas, hay una buena onda si se quiere mayor que con Ertl. A aquellos ya se los puede considerar modelos a escala aunque no sean pretenciosos, y el trabajo termina resultando alegre y satisfactorio.

      Se agradecen mucho sus "aguafuertes castellanas". Esas impresiones culturales directas hacen mucho al conocimiento de la máquina y son difíciles de encontrar y volcar en un artículo por alguien que, como yo, no las ha vivenciado.

      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Pablo, nie wyobrażam sobie ciągników Jonh Deere w innych kolorach niż żółty i zielony. W sumie to jestem ciekaw czy producent pokusił się kiedyś o zmianę kolorystyki swoich maszyn? Piękna miniatura, jak zawsze z resztą. I u mnie niedługo pojawi się kilka ciekawych maszyn rolniczych;)

    Pozdrawiam serdecznie;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Szymon.
      ¿Sabés? Los colores, la planta e incluso las primeras máquinas vendidas provienen de una pequeña fábrica de tractores de Waterloo, Iowa, que John Deere compró para expandir su negocio de arados en los primeros años del siglo XX.
      Tal vez, viendo que las cosas no iban tan mal, decidieron mantener el verde y el amarillo como colores de la suerte. :)

      ¡Saludos mi amigo!

      Cześć Szymon:
      Wiesz ?, kolory, rośliny, a nawet pierwsze sprzedane maszyny, pochodzą z małej fabryki tractores de Waterloo, Iowa, którą John Deere kupił, aby rozwinąć działalność pługów w pierwszych latach XX wieku.
      Być może, widząc, że nie dzieje się tak źle, postanowili zachować kolor zielony i żółty jako szczęśliwe kolory. :)

      Pozdrowienia, mój przyjacielu!

      Eliminar
  8. Podziwiam za determinacje w poprawianiu producenta oraz osiągane dzięki często drobnym zabiegom efekty! :)
    Pozdrowienia

    ResponderEliminar