Vistas a la página totales

viernes, 23 de septiembre de 2016

Reymond Simplex 602 (1953)

La  máquina




"Nosotros construiamos las máquinas especiales a demanda . Era la clientela la que nos hacía hacerlas . Eramos un poco como los 'sastres' de la viticultura" . Asi describe Pierre Reymond las actividades del establecimiento fundado por su padre Víctor en Villefranche , departamento de Rhône , Francia , alla por los '20 del siglo pasado.
Don Víctor realizó su aprendizaje de mecánica en el servicio aéreo durante la I GM . De regreso a su Villefranche natal abre un taller donde produce  como contratista , piezas para los fabricantes de los motocultivadores Energic .
Este género de máquinas (los motocultivadores o motocultores) se siguen produciendo hasta nuestros días y son muy útiles en cultivos de poca extensión y espacios limitados (huertas , invernaderos , bosques) . La mayoría son autopropulsados , esto es , que además de impulsar el implemento (roturador o desmalezador) , el motor proporciona la fuerza de tracción , haciendo el trabajo mucho más liviano . Su disposición general es la de un motor montado sobre un eje de dos ruedas , con  el operador marchando a pié detrás de la máquina ,  controlando su velocidad y dirección mediante un manillar fijado al extremo de un vástago . La idea es muy similar a la de las zorras y elevadores eléctricos que podemos ver en depósitos y almacenes de materiales.
Precisamente con este tipo de máquinas es que Víctor Reymond inicia la fabricación de sus propios modelos en 1928 . No sin vencer cierta resistencia inicial a reemplazar al caballo , estos aparatos terminan por ganar la aceptación de los productores vitícolas.
Sin embargo , además de las viñas existían en la región pequeñas explotaciones frutícolas y ganaderas , tanto de cría como tambos (producción láctea). Tratando de cubrir las necesidades de todas esas actividades , y teniendo en cuenta el relieve con pendientes de la zona , surge en 1947 el  tractor  Simplex 602.
Era una máquina sencilla pero bien concebida . Por ser su tamaño bastante reducido , se concentró su peso (grupo motor y depósitos) atrás , sobre el eje impulsor , para optimizar la adherencia y la tracción .
En el espacio restante se acomodaba el conductor , prácticamente en el mismo plano que el propulsor y dándole a la máquina un bajo centro de gravedad , y por consiguiente , la estabilidad necesaria para operar en pendientes . Asimismo dicha posición permitía una óptima visibilidad hacia adelante.
Con una trocha mínima de 90 cm. y un radio de giro inferior a los dos metros , la maniobrabilidad entre las cepas de las viñas estaba garantizada.
Promocionando y cumpliendo esas cuatro características (adherencia , estabilidad , visibilidad y maniobrabilidad) , el Simplex se ganó su lugar en el mercado.
Si bien los primeros ejemplares se notaron algo faltos de potencia , en 1953 fueron mejorados en ese aspecto equipándolos con el conjunto de motor y caja del Renault 4CV , el auto mas popular en Francia por esos años .
Como dijimos , nuestro modelo de la semana estaba propulsado por un cuatro cilindros a  nafta de 748 cc. refrigerado por agua , que rendía 15 Hp a 2 000 rpm. A la caja básica de Renault se le sumaba un reductor de fabricación Reymond que duplicaba las relaciones disponibles a seis marchas adelante y dos reversas , con una velocidad máxima de 19 Km/h.
Sus dimensiones (largo/ancho/alto) eran 230 / 90 / 120 cm. y su peso 950 Kg.
Se fabricó entre 1947 y 1963 .

Foto  :  Gilles  Péris  y  Saborit   en   https://www.flickr.com/photos/42250269@N06/7932833196


El  modelo


A poco de empezar la colección me topé con esta miniatura de UH en el mercado local . En parte por su precio desmedido , y porque por otro lado su aspecto no se ajustaba a mi imagen de un tractor . lo dejé pasar . Mas de un año después , con un panorama más amplio y ante una oferta mucho más razonable , lo adquirí con gusto . Afortunadamente  sólo  tuve  que  retocarle  un  faro!
Los dejo en su pequeña compañía.













  


¡Esta gente no da tregua!.
Ya publicada la entrada anterior , me entero de los indignantes dichos del Ministro de Educación Esteban Bullrich vindicando la "Campaña del Desierto".
Para los desconocedores  de la Historia Argentina , podemos sintetizar que dicha "Campaña ...." consistió en realidad en dos expediciones militares llevadas a cabo a finales del siglo XIX en el sur de nuestro país , con el fin de despojar  a antiguas culturas aborígenes  de sus tierras , para  nada  desérticas , y repartir el botín entre los participantes y algunas familias allegadas al poder (entre las que encontramos apellidos como Martínez de Hoz , y precisamente , Bullrich). El método consistió en acabar a sangre y fuego a quienes resistieran . A los sobrevivientes , les esperaban marchas forzadas hacia cuatro campos de concentración , donde el hambre y las enfermedades los diezmaron . Quienes quedaron , fueron reducidos a la esclavitud.
Es llamativa la coincidencia de este modus operandi con el de otras tragedias sufridas por la Humanidad .
No existe "razón de Estado" , "progreso" ni "choque de culturas" que pueda justificar tal barbarie.
Y la apología de semejante genocidio , muchísimo  más  por  parte  de  un  ministro  de  la  Nación , debe ser condenada  en  todos   los  ámbitos.
Yo lo hago desde aquí , primero en mi condición de ser humano , luego como argentino , y en último lugar como poseedor  de  sangre   aborigen. 
Porque considero que a ningún  humano  puede  serle  indiferente  un  crímen  de  lesa  humanidad  sin  importar   etnia  ni  credo , o  el  lugar  y  tiempo  en  que  se  haya  cometido .

A  quienes  se  consideren  ajenos  a  estas  cuestiones , o  duden  sobre  la  oportunidad  de  este  comentario , les  dejo  las  tan conocidas  palabras , que  en  un  notable  ejercicio  de  autocrítica , pronunció  en  1946  el  pastor  luterano  alemán  Martin  Niemöller :

"Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío.
Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar."

Hasta  la  próxima .

viernes, 16 de septiembre de 2016

Kramer KL 11 (1953)

La  máquina

 

Foto  :  Maschinenhandel  Nebl  en  http://www.maschinenhandel-nebl.de/index.php/oldtimer-detail/kramerkl11.html


Había  una  vez , una  localidad  en  el  sur  de  Alemania  llamada  Gutmadingen , donde  vivían  tres hermanos : Emil , Franz  y  Karl  Kramer . Un día  de  1925  los  tres  muchachos  decidieron  aventurarse  en  la  fabricación  de  maquinaria  y  comenzaron  a  construir  segadoras . Estas  fueron  equipadas  con  motores  DKW  de  dos  tiempos  y  4  Hp ; tan  poca  potencia , junto  a  una  transmisión  algo  rudimentaria , no  permitía  considerarlas  tractores . Recién  en  1936 , con  la  adopcion  de  los  motores  diesel  Güldner , la  firma  Kramer  puede  ofrecer  un  vehículo  capaz  de  roturar  y  arar  pequeñas  explotaciones , el  K 12 . Eran  un tractor  accesible  por  lo  sencillo  de  su  construcción ; la  refrigeración  del  motor  era  por  evaporación  de  agua , por  lo  cual  no había  radiador  ni  bombas  ni  conductos .
Tuvo  bastante  éxito , pero  pronto  llegó  la  guerra  y  vinieron  tiempos  difíciles  para  los  Kramer . Si  bien  en  ese  período  se  comienzan  a  desarrollar  máquinas  más  elaboradas  con  motores  Deutz , los  bombardeos  afectan  a  las  instalaciones  de  producción . En 1942  Emil  es  dado  por  desaparecido , y  poco después  Franz  cae  en  el  frente . Con  la  paz  llegan  también las  Reparaciones  de  Guerra , concepto  por  el  cual  Francia  requisa   la  maquinaria  de  la  fábrica  de  Gutmadingen. Recién  en 1948  desde  la  nueva  locación  en  Ueberlingen , a  orillas  del  lago  Constanza , se  retoma  la  producción  de  los  modelos  de  preguerra  K 12  y  K 18.
En  este  punto  vale  acotar  que  la  nomenclatura  de  Kramer  puede  ser  confusa , y  los  modelos  arriba  citados  también  son  mencionados  como  GL 12 y  GL 18 . Esto  es  debido  a  que  ambos  usaban  motores  Güldner , y  la  sigla  mencionaba  el  origen  y  potencia  en  Hp  de  los  propulsores . Habiendo  empezado esta  última  firma  a  producir  sus  propios  tractores , es  probable  que  Kramer  considerara  más  apropiado  usar  la  letra  K.
En  1951  comienza  a  ser  producida  la  serie  KL  con  motores  diésel  refrigerado  por  aire  (luft) entre la  que figuraba  nuestro  modelo  de  la  semana ,  lejos  el  más  exitoso .
El  mercado  para  tractores  chicos  en  la  Alemania  de  posguerra  era  tentador , por  lo que  varias  marcas  competían  en  él . Teniendo  solucionado  el  tema  de  los  motores , Kramer  puso  el  acento  en  las  transmisiones , equipando  al  KL 1con  una  caja  de  cinco  marchas . Esta  característica , que  permitía  mayor  flexibilidad  de  empleo , sumada  a  una  construccion  robusta  y  un  precio  por  debajo  de  la  media  de  la  competencia ,   fueron  las  razones  del  buen  recibimiento  de  este  tractorcito.
El  motor  del  KL 11 era  un  diésel  monocilíndrico  refrigerado  por  aire  , modelo  Deutz  F1L 612  de  763 cc. Su  potencia  de  11 Hp  a  2 000 rpm , era  distribuida  por  una  caja  ZF  A-5/5  de  cinco  marchas  adelante  y  una  reversa , con  una  velocidad  máxima  de  20 Km/h.
Sus  dimensiones  (largo/ancho/alto)  eran  2 330 / 1 500 / 1 420 mm. , y  su  peso  operativo  de  1 320 Kg.
Se  fabricó  entre  setiembre  de  1953  y  octubre  de  1956  por  un  total  de  6 312  ejemplares .


Foto  :  JohannJ  en   http://www.fahrzeugbilder.de/bild/Traktoren+Oldtimer~Kramer~Alle/67698/kramer-kl11-wurde-im-jahr-1956.html









 

El  modelo

 

Mi  experiencia  personal  con  Schuco  es  la  de  un  precio  casi   invariablemente  alto , y  una  calidad  muy  irregular . Esta  miniatura  fue  una  de  las  sorpresas  agradables . Es  exacta , tiene  una  gran  definición  de  las  partes  mecánicas , esta  precisamente  identificada  y  además  me  regala  con  una  preciosa  malla  frontal  fotograbada  que  realmente  justifica  el  costo. Espero  que  la  disfruten.












No lo puedo afirmar definitivamente , pero es bastante probable que don Johannes Beitz fuera el concesionario   que  vendió  este  ejemplar.

























¡Hasta  la  próxima!