Vistas a la página totales

viernes, 21 de septiembre de 2018

John Deere 4020 (1968)

La  máquina


 Johnny  Popper  era  el  apelativo  familiar  con  que  todos  los  tractores  de  la  marca  del  ciervo  fueron  conocidos  en  la  primera  mitad  del  siglo  pasado.
La  característica  cadencia  de  sus  motores  de  dos  cilndros  arrullaban  a  John  Deere en  un  cómodo  segundo  lugar  en  las  ventas  domésticas  de  los  EE. UU., pero  para  los  60  se  propuso  conseguir  el  oro.
El  comienzo  de  la  sexta  década  escuchó  desvanecerse  el  "pop-pop-pop-pop"  de  los  Two  cylinders, y  acrecentar  el  ronroneo  de  diesel  de  cuatro  y  seis  cilindros  de  la  que  sería  conocida  como  Serie  10  o  New  Generation. Fue  un  movimiento  audaz  de  la  fábrica  de  Iowa, que  alcanzó  niveles  revolucionarios  con  el  modelo  8010  de  150 hp.
(Y  tan  revolucionario  fue  que  conmovió  al  mismísimo  camarada Nikita Jruschov. Pero  por  ahora, vamos  a  confiar  que  en  el  futuro  podamos  dar  más  amplia noticia  de  esa  espectacular máquina).
Sin  embargo, fue  un  modelo  en  el  medio  de  la  gama  el  que, con  un  considerable  éxito, justificó  con  creces  a  la  nueva  generación: el  4010. Con  una  potencia  media/alta  (72 hp), tanto  en  motor  de  ciclo  Otto  (a  nafta  o  gas  propano  liquido)  como  Diesel, su  consumo era  muy  económico. La  caja  totalmente  sincronizada  y  un  precio  menor  al  de  la  competencia  terminaban  de  ponerle  el  moño  a  un  paquete  muy  tentador.
La  gran  aceptación  de  esta  máquina  hizo  que  la  compañía  se  abocara  a  explotar  el  éxito  con  una  serie  de  mejoras  sustanciales, y  así, en  apenas  tres  años  el  popular  4010  dejó  su  lugar  en  las  líneas  de  producción  de  Waterloo, Iowa  al  tractor  de  esta  entrega, el  4020.
Indiferenciable  en  dimensiones  y  aspecto  general  el  nuevo  modelo  llevaba  una  tapa  de  motor  "tocada", que  aún  aumentando  levemente  el  consumo, elevaba  la  potencia  en  más  de  10 hp  e  incorporaba  inyectores  más  eficientes  y  confiables. Una  nueva  transmisión  Power  Shift  hacía  posible  la  introducción  de  todas  las  velocidades  en  forma  automática.
Corrían  tiempos  que  no  conocían  de  pantallas  LCD  o  cámaras  traseras  de  CCTV, y  era  común  que  el  tractorista  pasara  un  buen  tiempo  manejando  inclinado  a  la  derecha  y  ligeramente  hacia  atrás, dando  frecuentes  vistazos  a  los  implementos  que  remolcaba.      En  el  4010,  los  controles  del  sistema  hidráulico  estaban  ubicados  del  lado  izquierdo  del  tablero  de  instrumentos  y  alcanzarlos  implicaba  la  mayoría  de  las  veces  aparatosas   maniobras  entre  los  rayos  del  volante  de  dirección. Una  de  las  características  visibles  de  los  nuevos  4020  era  precisamente  una  mezcla  entre  consola  y  pupitre  ubicada  contra  el  guardabarros  derecho  que  agrupaba  los  mandos  del  enganche  de  tres  puntos; elevada  hasta  aproximadamente  la  altura  del  apoyabrazo, permitía  que  la  mano  derecha  reposara  cómodamente  sobre  aquellos.
Además  del  tipo  estándar  diesel  que  hoy  mostramos  y  como  casi  todos  los  modelos  de  la  New  Generation, el  4020  se  fabricó  también  como  row  crop  y  con  despeje  aumentado  (High-crop) 
Nuestro  modelo  de  la  semana  estaba  impulsado  por  un  diesel  seis  cilindros  refrigerado  por  agua  de  6 600 cm³, que  entregaba  83 hp  a  2 200 rpm. La  transmisión  automática  Power  Shift  permitía  seleccionar  ocho  marchas  adelante  en  un  rango  de  3,2  a  33,0 km/h, y  cuatro  reversas  entre  2,7  y  7,9 km/h.
Sus  dimensiones  (largo/ancho/alto)  eran  383 / 227 / 198 cm, y  su  peso  4 336 kg.
Fue  construido  en  Waterloo, Iowa  por  un  total  de  184 879  unidades  de  todas  las  variantes  entre  los  años  1963  y  1972. 
 
Foto :  Machinefinder  en   http://blog.machinefinder.com/wp-content/uploads/2013/02/4020-3-1024x768.jpg

 

El  modelo

Esta  miniatura  de  UH  es  definitivamente  la  mejor  reproducción  existente  de  cualquier  John  Deere  en  1/43. Tiene  una  gran  presencia  y  la  acostumbrada  precisión  en  los  detalles  de  la  marca  gala.

En  la  máquina  real  el  aire  de  admisión  ya  entra  al  filtro  formando  torbellinos, y  la  fuerza  centrífuga  produce  una  primera  separación  de  contaminantes  gruesos  (tierra, paja)  que  se  depositan  en  un  contenedor. Dicho  recipiente  esta  hecho  en  material  plástico  transparente  para  permitir  revisar  a  simple  vista  si  está  lleno, y  proceder  a  su  vaciado. En  el  modelo  ese  detalle  está  representado  con  pintura  plateada,  algo  que  consideramos  lógico  al  hacer  un  balance  entre  los  costos  de  fabricación  y  el  precio  final  de  la  miniatura, realmente  accesible.
¡Lo  que  escapaba  a  nuestra  imaginación  fue  encontrar  que  la  pequeñísima  mariposa  que  sujeta  la  tapa  del  recipiente  colector  estaba  representada!
Esos  finísimos  detalles  de  matriceria  típicos  de  UH, y  que  consiguen  sobreponerse  a  cualquier  limitación  en  las  terminaciones, merecen  nuestro  agradecimiento  y  homenaje. Por  lo  cual  decidí  separar  la  tapa, destacar  la  mariposa  con  pintura  plateada, agregar  un  trocito  de  alambre  que  aludiera  al  resto  del  tornillo, y  representar  el  recipiente  colector. Esto  último  lo   hice  con  una  rodaja  de  tubo  de  polietileno  del  que  suele  usarse  como  protector  en  los  pinceles  artísticos  de  pelo  fino.
El  resto  fue  solamente  un  sombreado  en  las  rejillas  del  radiador  y  el  habitual  retoque  de  ópticas.
Aquí  está  el  resultado.




















¡Hasta  la  próxima!

viernes, 14 de septiembre de 2018

FIAT 702 (1919)

La máquina

Sin  información  de  Copyright




Con  el  modelo de  hoy  volvemos  a  tiempos  probablemente  no  más  virtuosos, pero  seguramente  menos  virtuales. Este  tractor  italiano  se  fabricaba  en  Italia. La  razón  social  de  su  marca  tenía  sede  en  la  fábrica  y  aunque  sea  una  mínima  parte  de  sus  beneficios  retornaba  a  la  comunidad  en  forma  de  empleo  estable  y  contribuciones  al  fisco; no estaba  constituida  en  Hamilton, Amsterdam  o  Delaware  para  mejor  evadir  legislaciones  laborales  e  impositivas.
Los  muchachos  de  antes  no  usaban  off  shore.
En  estos  paseos  por  la  Historia  pudimos  observar  que  la  IGM  produjo  un  boom  de  la  industria  de  maquinaria  agrícola, en  principio  de  la  norteamericana  y  posteriormente  de  la  europea. La  movilización  y  posterior  pérdida  en  el  frente  de  gran  cantidad  de  trabajadores  del  campo  sumadas  a  la  imprevista  prolongación  del  conflicto, llevaron  a  que  la  producción  de  alimentos  descendiera  a  niveles  críticos  en  todos  los  países  beligerantes, y  la  respuesta  de  la  mayoría  de   estos   ante  el  problema  fuera  la  mecanización  rural.
La  campaña  denominada  Aratura  di  Stato, emprendida  por  el  gobierno  italiano  en  los  dos  últimos  años  de  la  guerra  y  empleando  tractores  Case  tripulados  por  personal  militar, se  encargaba  de  laborar  campos  que  permanecían  prácticamente  abandonados  e  improductivos    por   falta  de  mano  de  obra.
Aún  habiendo  cumplido  con  su  propósito, la  gran  mayoría  de  esas  máquinas  o  bien  quedaron  inservibles,  o  su  posterior  utilización  se  volvió  poco  práctica, por  lo  que  fueron  liquidadas  por  pocas  liras  al  final  del  conflicto.
Los  motores  de  esos  viejos  tractores  estadounidenses, tanto  por  su  moderada  robustez  como  por  la  cara  nafta  que  consumían, se  revelaron  como  poco  apropiados  para  las  condiciones  de  empleo  en  Europa, siendo  un  dato  tenido  en  cuenta  por  posteriores  constructores  italianos  como Bubba  y  Landini, que  optaron  por  impulsores  semidiesel  de  cabeza  caliente.
 La  Fabbrica  Italiana  Automobili  Torino, fundada  un  año  antes  del  comienzo  del  siglo  XX, y  que  para  la  primera  década  de  éste  ya  se  había  involucrado  en  la  producción  de  autos, camiones, motores  marinos  y  material  ferroviario, no  iba  a  dejar  sin  explorar  el  filón  de  la  mecanización  agrícola.    
Sin  embargo  su  enfoque  del  tema  era  diferente  al  de  sus  colegas  arriba  citados. El  tractor  FIAT  fue  pensado  como  una  máquina  de  fabricación  masiva, por  lo  tanto  debería  ser  de  fácil armado  y  con  un  uso discreto  de  materiales. El  mejor  representante  contemporáneo  de  ese  concepto  era  el  Fordson F  del  que  se  tomó  la  estructura  modular  sin  chasis.
Un  camino  diferente  se  siguió  para  la  elección  del  impulsor. Ya  desde  1911, el  camión  FIAT  18  con  su  motor  de  cuatro  cilindros  se  había  demostrado  un  vehículo   muy  fiable . Con  el  inicio  de  la  guerra  tres  años  después, conoció  el  servicio  de  las  armas  en  varios  tipos  de  misiones y  duras  condiciones, que  revalidaron  la  reputación  de  su  robustez.
Aún  así, y  en  vistas  a  su  aplicación  agrícola, se  redujo  su  régimen  en  un  25%,  lo  que  restaba  5hp  a   la  potencia  entregada  pero  aumentaba  todavía  más  su  resistencia  al  desgaste  y  su  fiabilidad. También, y  teniendo  en  cuenta  la  economía  de  empleo, se  restringió el  uso  de  nafta  para  el  arranque; una  vez  entrado  en  régimen  el  motor, un  dispositivo  vaporizador  calentado  por  el  escape  permitía  el  uso  de  kerosén, mucho  más  barato.
Durante  las  pruebas  a  campo  del  prototipo  en  las  afueras  de  Torino, se  constató  que  el  agregado  de  una  suspensión  al  tren  delantero, en  forma  de  una  única  ballesta transversal, mejoraba  sensiblemente  la  estabilidad  direccional. Este  es  un  refinamiento  que  hemos  visto  en  pocas  máquinas  más  modernas.
Finalmente  el  14  de  agosto  de  1918, el  senador  Giovanni  Agnelli, capo  di  tutti  capi  de  la  FIAT, presenta  ante  las  autoridades  del  Ministerio  de  Agricultura  el  denominado  modelo  702, que  quedará  como  patriarca  de  una  larga  e  importantísima  estirpe  en  la  historia  de  los  tractores.
Nuestro  modelo  de  hoy  era  impulsado  por  un  cuatro  cilindros  policarburante  refrigerado  por  agua  de  6235 cm³, que  entregaba  30 hp  a  900 rpm. La  caja  era  de  tres  marchas  adelante  y  una  reversa  en  un  rango  de  velocidades  entre  3  y  6,6 km/h.
Sus  dimensiones  (largo/ancho/alto)  eran  320 / 165 / 190 cm, y  su  peso  2 700 kg.
Fue  construido  en  Torino, y  tardíamente  también  en  Módena, entre  los  años  1919  y  1925  por  un  total  de  2 097  unidades  entre  todas  las  variantes.

Foto  :   SurfAst   en   https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Fiat702_front2.jpg



 

El  modelo

Aunque nunca tuve una lista definitiva a la mano, me atrevería a decir que este modelo es uno de los supernumerarios de la edición italiana de "Tractores y mundo agrícola" de Hachette. Sin embargo lo he visto mucho menos seguido que a sus supuestos colegas. Tanto, que me allané a adquirir dos ejemplares al mismo y poco serio vendedor chino.
El primer modelo llegó con un aspecto muy diferente a la fotografía de la publicación de eBay: con el tren delantero partido y sujeto a la peana con una cinta adhesiva para vendajes. (Hay que reconocer que esta última era del tipo hipoalergénico, lo cual es una delicadeza). La  devolución del  envío, además de no reembolsarme todos los costos, me iba a ocasionar más molestias.
Mientras estudiaba la manera de repararlo, surgió un proyecto para el que las ruedas de aquel primer FIAT venían aposta. También  me  pareció  escuchar  a  Joe  Cocker   susurrando, "Two  wrongs  can  make  one  right", pensé  que  entre  dos  miniaturas  podía  llegar  a  armar  una, y  ordené  la  segunda.
Tienen  que entender  que  el  primer  tractor  FIAT, es  un ítem  muy  importante en  la  colección, y  se  trata  de  un  modelo  muy  accesible, por  lo  que  obtenerlo  puede  justificar  hacer  alguna  tontería.
Afortunadamente  el  segundo  ejemplar  estaba  en  mucho  mejores  condiciones  que  el  primero, así  que  apenas  hubo  que  tocarlo.


Las  ruedas  son  piezas  de  plástico  que  en  lugar  de  cortarlas, fueron  arrancadas  del  árbol  de  colada, con  las  consiguientes  marcas.


La  solución  consistía  en  limar  salientes, rellenar  huecos  y  repintar, pero  observando  fotos  me  pareció  que  esas nervaduras  en  la  banda  de  rodaje  (muy  comunes  en  las  ruedas  de  acero  para  estabilizar  la  dirección) estaban  algo  desproporcionadas.
De  hecho  le  daban  al  modelo  una  marcada  actitud  de  "nariz  arriba".


Ante  la  duda, decidí  atenerme  al  ejemplar  exhibido  en  el  Centro  Storico  FIAT, del  cual  una  foto  ilustra  esta  entrada, y  eliminé  las  nervaduras  con  trincheta, lima, y  lija.
El  refuerzo  posterior  del  tren  delantero  además  de  algo  grueso, estaba deformado, y  lo  reemplacé  con  alambre.


El  resto  se  redujo  a  unos  toques  de  pintura. A  las  bandas  de rodaje  de  las  ruedas  delanteras  y  los  crampones  de  las  traseras  los  pinté  con   Metalcote  color  acero,  una  mano  de  barniz  para  bajar  el  brillo, y  unas  pasadas  de  marrón  muy  claro  a  pincel  seco, para  darle  una  ligerísima  pátina  como  de  óxido  de  hierro  amarillo.
He  aquí  el  resultado.























¡Hasta  la  próxima!


 _________________________________________

 Amigos  españoles  comentaron  sobre  la  posibilidad  de  ver  por  acá  la  miniatura  de  una  máquina  hecha  en  sus  pagos. Les  respondo  que  siempre  es  posible  ya  que  cada  día  surgen  nuevas  colecciones  con  ítems  casi  desconocidos.
Como  puede  verse  en  este  fascículo  de  la  colección  "ТРАКТОРЫ, Историа, Люди, Машины", la  información  por  lo  menos  está...